Home About Us EJournal EBooks Bibliographies Bible Proverbs Quotations Games Proverbium Paremia line Twitter
 



Christmas comes but once a year.

Click here to see/listen to the equivalent proverb in:
rss 2.0
Subscribe
Unsubscribe
Send the proverb of the day to a friend
Daily Quote :
Realize what you really want. It stops you from chasing butterflies and puts you to work digging gold.
--Get Details
( Marston, William Moulton | Want )



Dichos de Santa Teresa

Dichos de Santa Teresa

 

Maria Paz Alcalde Onrubia

Universidad Complutense de Madrid

Una gran variedad de paremias proverbios, refranes, adagios, máximas, dichos agudos e ingeniosos, salpican con gran facilidad los escritos del s. XVI, porque salpicaban también la lengua corriente del hablante de la época

 

Una escritora como Santa Teresa de Jesús, mujer de ingenio y de vivo genio, en el sentido de respuesta rápida aguda y oportuna, no podía ser menos. Sus escritos traslucen la vida de un alma invadida por el amor y la acción de Dios y nos cuentan los avatares de esa intensa relación. Esto lo hace con las palabras de todos los días, que no le bastan, por lo que ha de forzar el ingenio, no, creando nuevos términos, pero sí utilizando todos los recursos de un lenguaje coloquial, metafórico y fraseológico, cuyas expresiones resultan en su pluma sumamente gráficas.

 

 En el Repertorio que hemos recogido de los escritos de la gran escritora, y doctora de la Iglesia Teresa de Jesús observamos que no abundan tanto los refranes como los modismos o dichos populares, por lo que, antes de entrar en otras catalogaciones, los englobamos bajo el término de “dichos”, entendiendo como tal la “palabra o conjunto de palabras con que se expresa oralmente un concepto cabal” (Diccionario Espasa Calpe, 21ª edición, 1992).Tal denominación, si bien originariamente, hace referencia al lenguaje oral, es evidente que se aplica igualmente a la lengua escrita, como fijación de la oral y más concretamente al discurso de Santa Teresa, que adopta en las tres obras, base de nuestro estudio, un carácter específicamente conversacional. Son éstas, sus obras esenciales: la Vida, el Camino de Perfección y las Moradas. Pues aunque otros géneros se prestan seguramente mejor a abundar en expresiones coloquiales, veremos cómo, aún en los temas más sublimes, ella sigue empleando un lenguaje cercano y coloquial que hunde sus raíces en lo cotidiano.


 

Los escritos de Santa Teresa, son resultado de la obediencia a sus confesores que le mandan escribir sus experiencias. Es el primero, el Libro de la Vida, directamente dirigido a sus confesores dando cuenta del modo de oración y gracias recibidas para obtener su aprobación. Estando ya el libro en manos de los censores, le mandan de nuevo, a petición de sus monjas, que intente redactar las experiencias allí plasmadas. El Camino de Perfección es una obra de mayor madurez humana y está dirigida a un público mucho más amplio que incluye directamente a sus monjas e indirectamente a todo aquel que quiera seguir un camino de perfección. Las Moradas o Castillo Interior, iniciado igualmente por obediencia en el momento casi final de su vida, nos comunica lo más profundo de su experiencia y proceso espiritual también a modo de conversación prolongada con sus monjas.

 

El presente trabajo que forma parte de un estudio más amplio, ofrece un pequeño muestrario de dichos y expresiones populares que colorean el lenguaje llano de la escritora, Su riquísima experiencia de lo divino se expresa en el lenguaje más sencillo y utiliza para ello, a veces, esos modismos y paremias de rica tonalidad expresiva que acuña en la lengua la sabia experiencia popular o bien otros de nueva adaptación o creación utilizando todo lo más cercano y asequible para dar a entender las verdades inefables.

 

Santa Teresa es la primera escritora que emplea lo que se ha llamado el Sermo húmilis para expresar cuestiones místicas y teológicas trastocando así la retórica tradicional; pues, aunque ya los franciscanos Bernardino de Laredo y Francisco de Osuna abogaban por este estilo sencillo y humilde, no lo llevaron, de hecho, a la práctica en sus escritos. Se da constantemente en Santa Teresa esta cercanía y fusión entre lo sobrenatural, la vida de Dios que ella experimenta y las realidades cotidianas de las que son reflejo este lenguaje.

 

Dejando a un lado los abundantes comentarios y distintas opiniones de filólogos como Menéndez Pidal, Lapesa, Lázaro Carreter, Unamuno, etc. que intentan explicarse este lenguaje, cuestión abordada por Víctor García de la Concha (1984), nosotros señalaremos únicamente la importancia de este nuevo estilo en la literatura religiosa y mística así como la otra segunda gran innovación, que tanto influirá en la literatura francesa, alemana y europea en general: el contar la experiencia de Dios desde su yo. Cuenta lo que siente profundizando en el conocimiento de ese yo y simultáneamente en el descubrimiento de Dios tal y como lo encuentra en sí misma. Es ya un rasgo que nos habla del humanismo renacentista. Hasta aquel momento toda biografía o comentario sobre personajes importantes se reducía a una enumeración cuantitativa de virtudes, méritos, obras, etc., pero no se hacía desde el yo.

 

Sobre estas dos coordenadas se constituye este lenguaje en el que abundan no sólo los términos léxicos rústicos o populares, sino también el desenfado en el decir, la espontaneidad y el frecuente recurso a juegos de palabras y a dichos y frases hechas. Es lo que constituye su estilo coloquial, del que son particular reflejo los dichos teresianos. Pues si conservamos fácilmente los escritos de nuestros escritores, no ocurre lo mismo con su habla. Solo estos dichos y frases hechas nos conservan fielmente, como retazos prendidos en el aire, algo de sus conversaciones. De aquí el interés del estilo coloquial de Santa Teresa, a través de sus dichos, que como antes decíamos, son unas veces dichos populares de los que corrían de boca en boca, otras son expresiones gráficas que ella plasma, llenas de contenido y gracia hasta el punto de que hoy día se atribuyen a ella, sin más, muchos de los dichos con tales características

 

La variedad de temas que recoge este repertorio, hace difícil una clasificación semántica. La que presentamos, haciéndonos eco de esta característica metafórica de las paremias y fraseologismos en general, más patente y necesaria en la literatura mística, está basada en el referente principal en torno al cual se ha construido el dicho. Sin embargo, muchos de ellos no permiten esta agrupación por lo que se presentan en ese caso con un simple orden lineal, tal y como aparecen en los textos fuente de este trabajo.

 

Finalmente señalamos que junto a los dichos, indicados en cursiva en el texto, hemos añadido otras citas, más alejadas de las paremias que, sintetizando el pensamiento de Santa Teresa, se constituyen también en dichos teresianos. Estas frases o palabras, no van en cursiva.


Repertorio

 

Las referencias bibliográficas del repertorio corresponden a:

V = Libro de la Vida;

CE= Camino de Perfección;

M= El Castillo interior o Las Moradas

Tales referencias van seguidas del capítulo en números romanos y del punto de párrafo numerado, en cifras árabes.

 

1. Referentes económicos

 

V.XXXIX.15: ¿No es harto que haya merecido le tenga Dios en su mano para no le hacer  las ofensas que, antes que tuviese oración, le hacía, sino que le ponga pleito por sus dineros?, como dice

 

CE.XXX.5: Estotro es moneda que se corre, es renta que no falta, son juros perpetuos y no censos de alquitar.

 

MVI.VI.4: No os descuidéis con no hacer más que recibir; mirad que quien mucho debe, mucho ha de pagar.

 

2. Referente corporales

 

 

Hueso

V.IV.1: Me parece que cada hueso se me apartaba por sí.

 

Pies

 V.IV.7: traía el mundo debajo de los pies

 

V.XVII.5: (...) aunque no parece es menester más de la primera para no andar el alma confusa y medrosa e ir con más ánimo por el camino del Señor, llevando debajo de los pies todas las cosas del mundo.

 

V.XIX.15: Aquí son menester armas para defenderse de los demonios, y  aún no tienen fuerzas para pelear contra ellos y traerlos debajo de los pies

 

Espaldas:

V.VIII.22: porque andan las cosas de Dios tan flacas que es menester hacerse espaldas unos a otros los que le sirven.

V.XXXV.16: (…) excelentes espaldas se hacen ya gente determinada a arriscar mil vidas por Dios y desean que se les ofrezca en qué perderlas. R

 

V.XXXVI.1: (…) que era persona adonde los siervos de Dios hallavan espaldas y cabida.

 

Ojos:

V.VIII.22: (...) que cayendo y levantando iba a dar de ojos en el infierno

 

V.XI.9: Han menester irse acostumbrando a no se les dar nada de ver ni oír.

 

V.XIV.6: quiere el Señor aquí que casi le vea el alma por vista de ojos, como dicen,

 

V.XX.30: (…) porque lo ve por vista de ojos, (…);

 

V.XIV.5: porque ve claro que un momento de aquel gusto no se puede haber acá, ni hay riquezas, ni señoríos, ni honras, ni deleites que basten a dar un cierra ojo y abre de este contentamiento.

 

V.XXI.4: porque no hay ya quién viva, viendo por vista de ojos el gran engaño en que andamos (…)

 

V.XXV.21: Cuando él ve escurecido el entendimiento, ayuda lindamente a que se quiebren los ojos; (…)

 

V.XXXI.16: (…) porque hay mil ojos para un alma de estas adonde para mil almas de otra hechura no hay ninguno.

 

V.XXXI.17: (…) porqué bien se puede aparejar un alma que ansí primite Dios que ande en los ojos de el mundo, a ser mártir de el mundo,  porque si ella no se quiere morir a él, el mesmo mundo los matará.

 

CE.XLII.8: (…) muy menos se pusiera al pie de la cruz con la Magdalena, que vía la muerte al ojo, como dicen.

 

CE.XXXVI.1: ¿qué son los peligros que llevarán? (…) muchos más sin comparación, sino que no los entienden hasta dar de ojos en el verdadero peligro

 

V.XX.29: (…) porque aún no es tan hija de este águila caudalosa que pueda mirar este Sol en hito en hito, más por poco que los tenga abiertos (los ojos), vese toda turbia.

 

CE.LI.3: Por eso es bien, hijas, que entendáis lo que pedís en el Paternóster, para qué si el Padre  Eterno os lo diere, no se lo tornéis a los ojos (…)

 

CE.LXVIII.1: os hace poner en las ocasiones y ansí tornáis a dar de ojos

 

VM.IV.4: (...) como por acá cuando se han de desposar dos, se trata si son conformes y que el uno y el otro se quieran y aún que se vean (…), ansí acá; prosupuesto que el concierto está ya hecho (…) Su Majestad (…) quiere que le entienda más y que –como dicen- vengan a vistas y juntarla consigo.

 

Alas:

V.X.8: Por lo demás basta ser mujer para caérseme las alas cuantimás mujer y ruin

 

V.XVIII.14: a esta mariposilla importuna de la memoria aquí se le queman las alas

 

V.XX.22: (…) aquí le nacieron las alas para bien volar

 

III.M.I.5: Ya no sé lo que decía, que me he divertido mucho y en acordándome de mí se me quiebran las alas para decir cosa buena;

 

V.XXXI.18: creo se engañan muchas almas que quieren volar antes que Dios las dé alas

 

Brazos

V.XV.6: La voluntad entiende que no se negocia bien con Dios a fuerza de brazos

 

V.XIX.2.: ni ve, ni oye, si no fuese a fuerza de brazos;

 

V.XXV.20: Pues si este Señor es poderoso, como veo que lo es y sé que lo es y que son sus esclavos los demonios – (…) – siendo yo sierva de este Señor y Rey ¿qué mal me pueden ellos hacer  a mí? Tomaba una cruz en la mano y parecía verdaderamente darme Dios ánimo, (…) que no temiera tomarme con ellos a brazos, que me parecía fácilmente con aquella cruz los venciera a todos.

 

CE.XXVI.3 ¡Oh, Señor mío, y que de veces os hacemos andar a brazos con el  demonio!

 

Cabeza:

CE.XXVI.3: Mirad qué se os dará – estando en los brazos de Dios - que os culpe todo el mundo, siquiera se quiebren la cabeza a voces

 

Seso:

V.XVI.6: veo muy pocos que no les vea con seso demasiado para lo que les cumple.

 

V.XVI.7: (...) porque tienen mucho seso los que los predican.

 

IIIM.II.7: Como vamos con tanto seso, todo nos ofende.

 

Mano:

V. XIX. 5: (…)  qué bien acierta el demonio en cargar aquí la mano

 

V.XII.6: Compañero nuestro en el Santísimo Sacramento, que no parece fue en su mano apartarse un momento nosotros

 

V.XXIV.3: Yo Traía tanto cuidado que me daba pena; el Señor le traía mayor a hacerme mercedes (…) para que yo mejor entendiese no era más en mi mano.

 

V.XXV.4: (…) y si estaba con sequedad u alboroto y desasosiego de alma, como con la mano se le quita y aún mijor (…)

 

V.XXVI.1: No hay que temer  andando – (…)- en verdad  delante de Su Majestad y con limpia conciencia; (…) que, contento Su Majestad, no hay quien sea contra nosotros que no lleve las manos en la cabeza.

 

V.XXX.13: (…) porque un espíritu tan desgustado de ira pone el demonio que parece a todos me querría comer, sin poder hacer más, y algo parece se hace en irme a la mano u hace el Señor en tener de su mano (…)

 

V.XXIV.3: Yo traía tanto cuidado que me daba pena; el Señor le traía mayor a hacerme mercedes y a señalarse mucho más que solía en estos dos meses, para que yo mejor entendiese no era más en mi mano.

 

V.XXX.13: (…) ellos mismos se espantaban y me decían que no era más en su mano

 

V.XXXI.5: (…) echélo hacia donde estaba, y en un punto se fue y se me quitó todo el mal, como si con la mano  me lo quitaran, (…)

 

CE.XII.1 (…) que el Señor toma la mano contra los demonios

 

CE.XXVII.4: (…) pues no venimos aquí a otra cosa, ¡manos a lavor!

 

CE.LXI.3: (…) y estando muchas veces con graves dolores, como con la mano se le quitaban y quedaba buena del todo.

 

CE.LXVI.7: (…) que esto no se conocerá de otra manera sino andándole siempre mirando a las manos.

VM.I.4: todo su entendimiento se querría emplear en entender algo de lo que siente y como no llegan sus fuerzas a esto, quedase espantado de manera que si no se pierde del todo, no menea pie ni mano, como acá decimos de una persona que está tan desmayada, que nos parece está muerta.

 

 Boca (A sorbos)

V.XXI.5: porque todos sus gozos eran a sorbos (…)

 

CE.LII.3: (…) esperanza de ir a gozar perpetuamente lo que acá les da a sorbos

 

V.XXII.7: Miremos al glorioso san Pablo, que no parece se le caía de la boca siempre Jesús,

 

CE.XLI1: (…) y le habla Su Majestad suspendiéndole  el entendimiento y atajándole el pensamiento y tomándole – como dicen - la palabra de la boca

 

Oir:

V.XXX.12: (…) que, casi como cosa que oyó de lejos le parece conoce a Dios.

 

Rostro:

V.XXXVIII.7: (…) porque todo  no la satisface, todo le da en rostro.

 

CE.XX.2: es como quién tiene gran hastío, que por bueno que sea el manjar le da en rostro

 

Pechos:

V.XXXIX.22: (…) yo estava ya tan fuera de mí con aquel deseo que, aunque me pusieran lanzas a los pechos, me parece entrara por ellas

 

Corazón:

CE.X.4: (…) no les sufre el corazón tratarlos doblez ni verles falta, si piensan les ha de aprovechar, (…) que no se lo digan.

 

3. Referentes de animales:

 

V.XIII.5: mas, es paso de gallina.

 

V.XIII.3: mas han de mirar que sea tal que no los enseñe a ser sapos, ni que se contenten con que se muestre el alma a solo cazar lagartijas.

 

V.XXXI.17: (…)  porque creo se engañan aquí muchas almas que quieren volar  antes que Dios les dé alas.

 

V.XXXV.14: (…) y acá parece hace el  demonio temer de musarañas.

 

V.XXXIX.12: Para esto querría yo se nos acordase de los muchos años a los que los tenemos de profesión y las personas que los tienen de oración, y no para fatigar a los que en poco tiempo van más adelante, con hacerlos tornar atrás, para que anden a nuestro poso y a los que vuelan como águilas con las mercedes que les hace Dios, quererlos hacer andar como pollo travado; sino poner los ojos en su Majestad y si los viéremos con humildad darle la rienda.

 

IM.I.8: (…) que la humildad siempre labra como la oveja en la colmena la miel. Que sin esto todo va perdido

 

IM.I.9: (…) y si podemos ir seguros por lo llano, ¿para qué hemos de querer alas para volar?

 

IVM.I.8: hacíaseme recia cosa estar tan tortolito a veces. (Atontado, sin experiencia)

 

4. Referentes caseros

 

Guisar y comer

 

V.XIII.20: y podrá ser que pensemos algunos que estamos libres de estos trabajos, y nos lo dan guisado, como dicen.

 

V.XIX.17: Fíe de la bondad de Dios, que es mayor que todos los males que podemos hacer, y no se acuerda de nuestra ingratitud…. Ni de las mercedes que nos ha hecho para castigarnos por ellas;  antes ayudaba a perdonarnos más presto, como a gente que ya era de su casa y ha comido, como dicen, su pan. (…)

 

V.XXV.5: y acaece ser a tiempos que está el entendimiento y alma tan alborotada y distraída que no acierta a concertar una buena razón, y halla guisadas grandes sentencias que le dicen, que ella (…) no pudiera alcanzar.

 

V.XXVII. 8: Todo lo halla guisado y comido, no hay más de hacer de gozar

 

Al hilo

V.XXX.18: Otras veces me da una bovería de alma – digo yo que es – que ni bien ni mal me parece que hago, sino andar a el hilo de la gente como dicen, (…)

 

V.XXXV.14: El Señor por quién es nos dé a entender cuan mala es la siguridad en tan manifiestos peligros como hay en andar con el hilo de la gente, (…)

 

CE.63.3: (…) y ivame al hilo de la gente por lo que oía

 

V.XXXIX.18: está claro que cuando no se cata, se ve enredada

 

Juego

CE.X.3: (…) No terná fuerza la voluntad, porque es voluntad ya sabia y tiene espiriencia de lo que es ya todo; no la echarán dado falso; (…)

 

CE.XXIV.1: y no os parezca mucho todo esto, que voy entablando el juego, como dicen.

 

CE.XXIV.4: no supo entablar el juego (…) que no se da este Rey sino a quien se le da del todo.

 

Otros

V.XIV.9: y ansí es muy tan sin asiento lo que escribo sino muy pocos a pocos.

 

V.XVI.1: es como uno que esta la candela en la mano, que le falta poco para morir muerte que la desea.

 

V.XIX.2: (…) adonde entra mucho sol, no hay telaraña escondida

 

IVM.II.13: (…) dejemos andar esta taravilla de molino y molamos nuestra harina;

 

VIM.I.4: Los que tenía por amigos se apartan de ella y son los que le dan mejor bocado (…)

 

5. Referente bíblico

 

V.XV.2: y ansí ruego yo (…) a las almas (….) que se conozcan y tengan en mucho con una humilde y santa presunción, para no tornar a las ollas de Egipto.

 

6. Referentes de la naturaleza

 

V.XI.4: Plega al Señor que gota a gota nos le dé su Majestad

 

V.XIX.4: mas si no la deja, (la oración) crea que le sacará a puerto de luz

 

V.XIX.4: Aunque después de tan encumbradas cómo es llegarlas el Señor aquí, cayan, no desmayen si no se quieren perder del todo, que lágrimas todo lo ganan; un agua trai otra.

 

V.XX.27: ¡Oh si todos diesen en tenerla por tierra sin provecho!, (…)

 

V.XXV.11: que unas devocioncitas de el [sic] alma, de lágrimas y otros sentimientos pequeños- que al primer airecito de persecución se pierden estas florecitas – no las llamo devociones (…);

 

CE.XIV.1 (…) que si no se anda con gran cuidado, y cada una –como en negocio más importante que todos - no se mira mucho en andar contradiciendo su voluntad, hay muchas cosas para quitar esta santa libertad de espíritu, que pueda volar a su Hacedor sin ir cargada de tierra y de plomo.

 

7. Referentes varios

 

V.I.6: Ahora me pone devoción

 

V.IV.11: Digo que si hubiere de decir por menudo de la manera que el Señor se había conmigo.

 

V.VI.9: porque en apartándoos un poco de mí daba con todo en el suelo.

 

V.VIII.10:(…) diré aquí la batería que da el demonio a un alma para ganarla

 

.XIX.5: Hízome en esto gran batería el demonio

 

V.XI.15: que habrá muchos que lo ha que comenzaron y nunca acaban de acabar.

 

V.XIII.16: de devociones a bobas nos libre Dios.

 

V.XVIII.7: (...) cuando comencé esta postrera agua a escribir, que me parece imposible saber tratar cosa más que hablar en griego.

 

V.XVIII.14: es no entender entendiendo (...) el entendimiento no entiende, ni se entiende como entiende.

 

V.XIX.6: … aquí es el parecer que todo le viene ancho lo que le dais.

 

V.XXXIII.5: (…) por cualquier verdad de la Sagrada Escritura me pornía yo a morir mil muertes;

 

V.XX.7. Lo uno muestrase el gran poder del Señor y cómo no somos parte, cuando Su Majestad quiere, de detener tampoco el cuerpo como el alma.

 

V.XX.17: Parece que he salido de próposito.

 

V.XX.25: ¡Qué señorío tiene un alma que el Señor llega aquí, que lo mire todo sin estar enredada en ello¡ ¡qué corrida está del tiempo que lo estuvo (…)!

 

V.XX.30: Aquí se gana la verdadera humildad para no se le dar nada de decir bienes de sí, ni que lo digan otros.

 

V.XXII.9: Más que nosotros de maña y con cuidado nos acostumbremos a no procurar con todas nuestras fuerzas traer delante siempre – (…)-  esta sacratísima Humanidad, esto digo que no me parece bien, y que es andar el alma en el aire, como dicen.

 

V.XXII.14: que amor saca amor

 

V.XXII.15: Y muchas veces paréceme a mí si es el no se disponer del todo luego el alma, hasta que el Señor poco a poco la cría y la hace determinar y  da fuerzas de varón  para que dé del todo con todo en el suelo;

 

V.XXV.8: y torno a decir que me parece, si un alma no fuese tan desalmada que lo quiera fingir (…) y decir que lo entiende no siendo ansí; más dejar de ver claro que ella lo ordena y lo parla entre sí paréceme no lleva camino si  ha entendido el espíritu de Dios.

 

V.XXV.9: (…) y quien tuviere experiencia verá que es al pie de la letra todo  lo que he dicho.

 

V.XXVIII. 8: Mas dejemos esto que aquí viene bien y muy al pie de la letra.

 

.V.XXVII.10: (…) esto debe ser aquí, que sin ver nosotros, como de en hito en hito se miran estos dos amantes, como lo dice el Esposo a la Esposa en los Cantares (…) que es aquí.

 

V.XXVII.11: Mirad que no es cifra lo que digo de lo que se puede decir.

 

V.XXVII.13: No lleva camino; errado, errado va el camino;

 

V.XXV.22: (…) y ¡una higa para todos los demonios!

 

V.XXX.16: No permitáis, Señor, sea yo más despedazada, que no parece sino que anda cada pedazo por su cabo.

 

CE.XXX.5: Estotro es moneda que se corre, es renta que no falta, son juros perpetuos y no censos de alquitar.

 

V.XXXII.4: En fin, como de dibujo a la verdad, y el quemarse acá es muy poco en comparación de este fuego de allá.

 

V.XXXIII.14: (…) que parece todo lo de acá como un dibujo de tizne, a manera de decir.

 

V.XXXV.16: Bien viene aquí que es perdido quién tras perdido anda.

 

V.XXXVI.22: (…) y fue esta maraña que hizo el demonio de la más mala digistión de todas.

 

V.XXXVIII.10 Ya el alma estava de tal suerte, que perdiéndose a sí de sí, la perdió de vista.

 

V.XXXIX.6: ¿qué hace, Señor mío, quién no se deshace toda por Vos?

 

.XXXIX.21: ¿Qué se me da, Señor a mí de mí, sino de Vos?

 

V.XL.20: Señor, u morir u padecer;

 

CE.V.1: Que no os pido cosa nueva, hijas mías, sino que guardemos nuestra profesión, (…) aunque de guardar a guardar va mucho.

 

CE.V.2: (…) que oración y regalo no se compadece.

 

CE.X.1: Parecerles hía que aman cosa sin tomo y que se ponen a querer sombra.

 

CE.X.4: perdería mil vidas por un pequeño bien suyo.

 

CE.X.4: Buen medio es para tener a Dios tratar con sus amigos; siempre se saca ganancia.

 

CE.XI.8: No quería yo mis hermanas pareciesen en nada sino varones fuertes, que si ellas hacen lo que es en sí el  Señor las hará tan varoniles que espanten a los hombres.

 

CE.XII.1 ¿Pensáis,  hermanas que es poco bien procurar este bien de darnos todas al Todo sin hacernos partes?

 

CE.XIV.1 Y ¿no habéis oído que es el peor ladrón el que está dentro de casa?

 

CE.XV.5: mas ve un quejar por nonada que parece se os va el alma.

 

CE.XVI.3: Pues pobres y regaladas no lleva camino.

 

CE.XVII.2: (…) todo lo que tiene fin no hay que hacer caso de ello, (…)

 

CE.XXX.5: Estotro es moneda que se corre, es renta que no falta, son juros perpetuos y no censos de alquilar.

 

CE.LIII.6: déjele para necio y estése en su quietud.

 

CE.LIII.6: sino podríamos decir que quien mucho quiere apretar junto, lo pierde todo.

 

IM.I.4: (…) porque es muy amigo de que no pongan tasa a sus obras.

 

IM.I.7: (…) que cierto algunas veces tomo el papel como una cosa boba, que ni sé qué decir ni cómo comenzar.

 

IM.I.8: (…) es harta misericordia de Dios que se ejercite en esto, tanto es lo de más como lo de menos, suelen decir.

 

IIIM.I.6: pasad adelante de vuestras obrillas.

 

IIIM.II.7: No hayáis miedo que se maten, porque su razón está muy en sí; no está aún el amor para sacar de razón.

 

IVM.I.7: para aprovechar mucho (…) no está la cosa en pensar mucho sino en amar mucho.

 

 

BIBLIOGRAFIA DE BASE

 

 

ALCALDE ONRUBIA, M. P.: Análisis lingüistico de algunas expresiones del Discurso de San Francisco de Sales con posible inspiración teresiana. Madrid. Universidad Complutense de Madrid, 1995 (en soporte electrónico).

 

ALCALDE ONRUBIA, M. P.: “El Lenguaje místico en Santa Teresa y en San Francisco de Sales”, Revista de Filología Francesa, nº 11, 1997 p.57 y sig.

 

ALCALDE ONRUBIA, M. P.: “El gusto por lo español en el umbral del s. XVII francés” Ecrire, traduire et représenter. La Fête.Universidad de Valencia 2001 p. 121-129

 

GARCIA DE LA CONCHA, V: “Sermo Humilis, coloquialismo y rusticidad en el lenguaje literario teresiano, Revista de espiritualidad Monte Carmelo, Burgos ,1984.

 

SANTA TERESA DE JESÚS: Obras Completas. B.A.C, 5ª ed., 1976.

 

SEVILLA MUÑOZ, J.: "Las paremias españolas: clasificación, definición y correspondencia francesa", Paremia, 2, 1993, pp. 15-20.

 

SEVILLA MUÑOZ, J.; ARROYO ORTEGA, A.: "La noción de 'expresión idiomática' (francés-español)", Revista de Filología Francesa, 4, 1993, pp. 247-261.

 

SEVILLA MUÑOZ, J.; CANTERA ORTIZ DE URBINA, J.: Pocas palabras bastan. Vida e interculturalidad del refrán. Salamanca: Centro de Cultura Tradicional, Diputación de Salamanca, 2002.

 


 
Articles | Books | Bibliographies | Bible Proverbs
Copyright © 1995-2017 De Proverbio. All rights reserved.
The banner illustration is a fragment of Pieter Bruegel's painting "The Netherlandish Proverbs", 1559